Implicación del proyecto 19010 en las luchas partidarias por la equidad de género

doña Mau 11111

El pasado lunes 20 de junio el Plenario Legislativo le dio primer debate al expediente N° 19010, que propone aplicar la paridad de género horizontal y vertical en todas las nóminas de elección popular.

Comparto la necesidad de contar con medidas de acción afirmativa que amplíen los espacios de participación de las mujeres en política, no obstante voté esta iniciativa en contra, dado que considero que la discriminación positiva a favor de las mujeres debe estar sujeta a los principios de racionabilidad y proporcionalidad para garantizar una equidad real de género en la actividad política y electoral.

Mi principal objeción es con la propuesta de reforma del inciso o) del artículo 52 del Código Electoral que establece la paridad horizontal entre procesos electorales independientes entre sí y define que será el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), quién decida cómo promover la paridad y alternancia horizontal en todas las nóminas, predeterminando así la oferta electoral de elecciones con resultados independientes entre sí. Esto violenta profundamente el ámbito de autonomía partidaria.

Estoy de acuerdo con la paridad vertical de género y la alternancia en todas las papeletas, pero NO con la paridad horizontal entre papeletas cantonales.

 La paridad de género debe ser el resultado del ejercicio de la voluntad de los partidos y de los votantes para cada proceso electoral independiente, y no una imposición artificial que predefina quienes pueden o no ser candidatos.

En el caso de la Asamblea Legislativa la paridad vertical y horizontal de género se refleja en 7 nóminas que presentan los partidos ante el electorado para conformar UN SOLO ÓRGANO COLEGIADO DE REPRESENTACIÓN, ESTA ASAMBLEA LEGISLATIVA.

Para las elecciones de alcaldes es distinto, SON 82 NÓMINAS Y PROCESOS ELECTORALES INDEPENDIENTES LOS UNOS DE LOS OTROS, PARA ELEGIR A 82 ALCALDES Y CONCEJOS MUNICIPALES.

De aprobarse, esta reforma afectaría principalmente la elección de los candidatos y candidatas a las Alcaldías y Concejos Municipales en los procesos internos de cualquier partido político, dado que el concepto de alternancia horizontal entre papeletas de distintos cantones limitaría potencialmente el liderazgo femenino en cantones que por alternancia no puedan postular a una mujer cómo candidata a la Alcaldía, lo que conlleva además a limitar el derecho de elección de los militantes partidarios y de los electores de cada cantón.

A partir de esta concepción, por ejemplo si la candidata a la alcaldía del cantón central de San José fuera una mujer, la persona que opte por el cargo de Alcalde en el siguiente cantón en la lista de alternancia, deberá ser hombre, a pesar de la posibilidad de que en ese mismo cantón el liderazgo lo ejerza otra mujer ó viceversa.

Debemos promover, más liderazgos femeninos en cada cantón que contiendan por las Alcaldías, y no obligar a los partidos a una negociación previa en donde distribuyamos candidaturas cómo una baraja de género.

Adicionalmente la propuesta de alternancia horizontal limitaría de hecho la posibilidad de reelección tanto de alcaldes como de alcaldesas, esto sería un retroceso para el régimen democrático municipal y contribuiría a fragmentar aún más la capacidad de nuestro sistema democrático de construir procesos políticos y atender los principales problemas locales y nacionales con visión de mediano y largo plazo.

Creo en mayores acciones afirmativas en los partidos no para predeterminar la composición de papeletas, sino para que a lo interno de estos se promueva el ascenso por mérito y los liderazgos femeninos; sin ese trabajo interno en cada partido, las medidas que propone el expediente 19.010 podrían convertirse en un medio más para que los poderes fácticos y la cultura patriarcal utilicen a las mujeres en política para llenar cuotas, perpetuando relaciones de poder asimétricas entre mujeres y hombres.

Gran parte de lo que propone este proyecto de ley limita y reduce el enfoque de género ayudando a cubrir el origen de las iniquidades que enfrentamos la mayoría de mujeres que participamos en política.

Por definición las medidas afirmativas son medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad entre el hombre y la mujer, son correctivas y coyunturales, no pueden utilizarse para limitar indefinidamente la capacidad de los electores y en este caso de los cantones, de escoger a las personas que estimen más idóneas para gobernar.

Sí considero necesaria una de las propuestas del expediente19.010, el que todos los partidos cuenten con una Secretaría de Igualdad y Equidad de Género y una política institucional de género, que promueva el análisis de las relaciones de género a nivel partidario que promueva medidas a lo interno de cada partido para garantizar la equidad y defender su participación legítima.

No puedo votar reformas legislativas que pongan en manos del Tribunal Supremo de Elecciones, un órgano constitucional, imparcial y defensor de la libertad del sufragio, potestades que sirvan para limitar la participación electoral de cientos de dirigentes, mujeres y hombres, que han trabajado en sus territorios para construir liderazgos auténticos.

CÓDIGO ELECTORAL ARTICULO 52 INCISO O): 

El inciso o) de la iniciativa, en contraste con el texto vigente, plantea:

TEXTO VIGENTE TEXTO PROPUESTO
o) Los mecanismos que aseguren los principios de igualdad, no discriminación y paridad en la estructura partidaria, así como en la totalidad y en cada una de las nóminas de elección popular, y el mecanismo de alternancia de hombres y mujeres en las nóminas de elección.

 

 

o) Los mecanismos que aseguren el principio de igualdad, no discriminación y paridad en cada una de las estructuras partidarias, en la totalidad de puestos uninominales que se nombren, en primeros lugares de las nóminas de elección a diputados/as, regidurías, y sindicaturas, en la totalidad de los puestos a inscribir para las alcaldías e intendencias. Cada una de las nóminas de elección popular además de paridad horizontal y vertical deberá cumplir con el mecanismo de alternancia de hombres y mujeres establecidos en esta ley.

 

El mecanismo para garantizar la paridad horizontal en los encabezamientos y en los puestos uninominales será el que recomiende el Tribunal Supremo de Elecciones, pero la diferencia entre el total de hombres y mujeres que encabecen las nóminas de elección o las totalidades de puestos de una misma clase no podrán ser superior a uno.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s